miércoles, 17 de marzo de 2010

LEELO Y PASATE UN BUEN RATO.




 LA PROMESA 

Un joven, al estar con su novia en un parque, dentro de un auto, le ruega, lloriquea y pide por lo que más quiera que se deje hacer el amor, pero la chica no accede.
  Finalmente el joven le dice: 

 - ¡Anda mujer! ¡Sólo te voy a meter la mitad! La mujer, por fin convencida, acepta, diciéndole:

 - Bueno, pero sólo la mitad... Promételo.

El joven acepta y se lanza sobre ella desesperado e introduce todo lo que tiene. La chica, al sentir la embestida, goza tremendamente y le dice a su novio: 

 -         ¡¡Métemela toda!!  ¡¡Métemela toda!!
El novio, algo avergonzado, tratando de salvar su orgullo, le 
dice: 

 - ¡Ah No! Promesas son promesas.

SÍNDROME DE ¿KODAK?

 
- Un matrimonio sueco, ambos rubios y de ojos azules, con sus respectivos padres rubios y de ojos azules y sus respectivos ocho abuelos rubios y de ojos azules, tienen un niño de piel negra, pelo rizado y con los ojos negros como escarabajos. 

- El padre, mosqueado, se hace la prueba de paternidad y el médico les confirma que el hijo es legítimo. Ante las reclamaciones del padre, que no lo podía entender, el doctor les explica: 

>
- Bien, ¡estamos ante un evidente caso de la enfermedad de Kodak! 

> Vagina grande, pene pequeño, entra la luz y se vela el niño.



¡VAS A SUFRIIIIIR!








- Resulta que, tras el diluvio universal, el arca de Noé se movía para todos lados, y el patriarca Noé no encontraba explicación a ello. 

- Un día decide ir a visitar la cubierta de los animales, y he ahí el problema: todos los animales hacían el amor. 

- Noé enfadado les gritó: - Paren, ¡esto no puede ser! Les salvé la vida, ¿es así como me pagan? Van a hundir el arca. 

- Todos los animales le obedecieron, pero a Noé le dio lástima y les dijo: 

- Le daré una ficha a cada pareja; en ella estará el día y la hora en que pueden hacer el amor. 
- Y así lo hizo. Pasaron los días y andaba el mono molestando a la mona y le decía: 

- ¡El miércoles a las 4 de la tarde vas a sufrir!  

- Y durante tres días le dijo lo mismo. La mona, muy enfadada, fue a hablar con Noé. 

- Mira Noé, El mono hace tres días que me anda molestando. Me dice que el miércoles a las 4 de la tarde voy a sufrir. Yo sé lo que va pasar ese día.  ¡Pero no puede andar gritándolo por todas partes! ¿Qué van a decir mis amigas? 

- Noé, enfadado, fue a buscar al mono y le dijo: 

- ¡Oye, mono...! ¿Por qué molestas a la mona de esa manera?,  

- ¿Qué es eso de que va a sufrir? 

- Verás... ¡es que perdí mi ficha jugando al póquer con el burro!

1 comentario:

LaEsenciA dijo...

Jjajajajaa pero q buenoo!!

Me he reido muchisimo